Tanto silencio

Como la piel,

la vida.

El trozo que masticas para no atragantarte,

del plato a las entrañas.

Deberíamos ser antropomórficos seres herbívoros.

Como la vida,

el estruendo.

Tomé conciencia de todo antes de existir.

Quienquiera que seas.

No estaré más aquí. Ahí. Allí. Enlloc.

Si me sobrara el oxígeno me significaría en ruptura con el mundo,

que es una caja demasiado cuadrada

para la cuerda que cuelga. Enferma.

Permito que la palabra se evapore en raíz.

Permito que tus dedos caven profundo en la tierra intacta.

Permito que todo lo permitido sea una ley arbitraria.

Como el estruendo,

la nada.

El paisaje menos puro es siempre un retorno a lo interno.

Un paso atrás.

Clavas tus ojos en mí, como yo clavo la rabia en la madera.

Intuitivamente volátil.

Inútilmente demasiado.

Tanto silencio en tanta guerra.

Tanto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s