Lo que escribí en el tren mientras volvía de Madrid-sueño

La gaviota desprecia a la manzana por su color a sangre parada.

El niño no juega.

El niño ahora llora porque ha perdido la pelota.

No logro escribir un poema.

El vacío tiene olor a silencio

y a instante en primavera.

El niño sigue llorando.

La palabra encuentra el espacio

y se detiene.

Un fondo en blanco también puede ser

un buen precipicio.

Escondo una pistola en mi pecho.

No.

Pero debería hacerlo.

El niño sigue llorando

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s