Llegará el día

Llegará el día

de planear una huida

con mucha conciencia y poco remordimiento

de hacer la maleta y saltar por la ventana

de rasgar el colchón donde no se duerme

porque dormir es cosa de inmortales

de vaciar la nevera y dar de comer a perros y buitres

de quitarte la venda y que los ojos sangren con la luz

y griten con desgarro aleluya

Llegará el día

de existir

Llegará el día

de quemar la ropa y abrir los armarios

de bailar bajo la lluvia de septiembre

en pleno mes de mayo

de escribir una carta de desahucio al huésped que convive en tu cabeza

y piensa en voz demasiado alta

de arrancar las flores que pueblan los cementerios

en las afueras de esta ciudad sin nombre

de buscar un rostro cualquiera entre una marea de niños anónimos

de vivir sólo de agua y pan

y, aún así,

aprender a dar las gracias

Llegará el día

de ser real

 

El día en que

escuchar no sea suficiente

rezar no sea suficiente

amar no sea suficiente

correr no sea suficiente

porque también llegará la noche

y no estaremos preparados para lo oscuro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s