Inquietudes

Yo no puedo ir más allá.

Tropiezo de pronto en una piedra dura y negra

y no puedo ir más allá.

León Felipe

 

Inquietud
Disección

Abrirse la camisa sin apenas rozar los botones que encierran el camino de la no desnudez
El precipicio, que suena a vacío redondo y a drogas precarias
El ruido de una moneda destrozándose contra el fondo del bolsillo.
Tu mano, anclada en ese bolsillo.

Distorsión
Intemperie

Cuadrar la cifra absoluta de las veces que mirar hacia atrás fue un error relativo
Las huellas, que mojan la arena que el mar ya no sabe tocar
El olor a distancia entre las ruedas de un coche olvidado en la cuneta
Mi ropa, podrida en ese coche.

Intermitente
Dispersión

Reptar a tientas entre montañas de aire denso y entrecortado que grita venganza
La noche en que murió el perro que ladraba a la luna enrojecida sin reconocer su grandeza
El sabor de saberse perdido entre las paredes del bosque donde dejamos de ser niños
Nuestras sombras, retenidas en ese bosque.

Inertes,

Distintos,

Infames,

Disolutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s