Fin_

“¿Usted cree que las destrucciones pueden ser bellas?”, dijo Kostka, y yo me reí para mis adentros

“La broma”, M. Kundera

Oigo poesía surcando despacio por tu espalda,
mientras el barco llega a buen puerto,
y me descuido si me he dejado la puerta cerrada.

Tengo un favor pendiente que pedirme,
y pocas ganas de cumplirlo.

El mar me mira con otro color,
con otra textura.
Nunca sé bien qué decir, en circunstancias contrarias.

Rozo con mi pupila la inocencia del árbol,
mientras agita el pájaro sus alas en huida penetrante,
presagiando tormenta.

Pienso que nunca volverán aquellos tiempos megalómanos,
y me sentiré siempre desdichada,
y me sentaré siempre sobre tu falda.

No significarán más los errores,
cerrarán heridas donde antes hubo cárceles,
se recuperarán de la resaca.

Se borrarán las huellas de mis pisadas
no serán sombras, no serán nada.
Entre los ecos de un mes de mayo,
girará la noria aterrorizada.

Lloverá sobre el desierto,
y se sentirá extraña la arena al ser mojada;
preferiría no haber sido polvo que bailar con el agua.

Terminaré entonces el libro
que dejé, abierto, sobre mi cama.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s